Help churches offer LGBT+ people something more than just true

Contact us
Español

¿Qué cree Equip? ¿Por qué?

Traducido por Angela Martinez. Artículo original aquí.

En pocas palabras, con algunos versículos de referencia, esto es lo que Equip cree que cualquier persona debe tener en cuenta sobre la mayordomía sexual que honra a Dios -aplicado a toda persona- y el amor y sabiduría de Dios para las personas homosexuales:

  1. Experimentar atracción por personas del mismo sexo es un producto de la Caída. (Mateo 6:12-13; Santiago 1:14-15; Hebreos 4:15). Experimentar atracción hacia personas del mismo sexo (encontrar a personas del mismo sexo físicamente atractivas y desear tener relaciones románticas con ellas, ser homosexual) es el resultado de la Caída. Cuando Adán y Eva eligieron desobedecer a Dios, su pecado condujo a un efecto dominó de quebrantamiento. La introducción del pecado torció todas las formas en que Dios había diseñado y ordenado perfectamente este mundo. Este mundo que nos rodea, las personas que nos rodean, e incluso nosotros mismos, no somos como Dios nos diseñó en un principio.

  2. Dios no tenía la intención de que las personas experimentaran atracción por personas del mismo sexo (Romanos 1: 26-28, Romanos 5:12, Santiago 1:13, Salmo 51: 5). Cuando Dios primero nos imaginó a cada uno de nosotros y nos proyectó naciendo en un mundo perfecto, no tenía la intención de que ninguno de nosotros desarrollara atracción por el mismo sexo. Pero, en cambio, hemos nacido en un mundo quebrantado, y una de las formas en que algunos se ven afectados por ese quebrantamiento es desarrollando atracciones hacia el mismo sexo.

  3. Experimentar atracción por personas del mismo sexo no es pecado, y Dios no envía a las personas al infierno simplemente por esto (Juan 10:28-30; Romanos 8:38-39; Efesios 4:30). Experimentar atracción por personas del mismo sexo es un quebrantamiento, una tentación a pecar, sin embargo Dios no nos hará rendir cuentas por nuestras tentaciones. Simplemente experimentar la tentación no es un pecado en sí mismo. Dios no envía a la gente al infierno simplemente porque los niños se sienten atraídos por los niños o las niñas se sienten atraídas por las niñas.

  4. No elegimos quién nos atrae, pero sí elegimos cómo respondemos a esa atracción.
  5. El consenso de los científicos es que alguna combinación en nuestra naturaleza y en nuestra crianza contribuyen al desarrollo de la orientación sexual, pero se desconocen esos contribuyentes ambientales y biológicos.

  6. Se ha demostrado que los esfuerzos de cambio de orientación sexual son perjudicialmente ineficaces. El 96% de las personas que participaron en estos esfuerzos de cambio de orientación sexual, no experimentaron ningún cambio en su orientación sexual. Sin embargo, se ha demostrado que los esfuerzos por cambiar la orientación sexual aumentan la probabilidad de que los participantes intenten suicidarse en un 92%. Dios tiene el poder de cambiar cualquier cosa en este mundo, pero los costos espirituales y psicológicos de buscar con estos métodos un cambio de orientación sexual superan con creces los beneficios.

  7. Dios llama a todos los cristianos a la soltería vocacional o al matrimonio cristiano (Mateo 19, 1 Cor. 7, Efesios 5). La soltería vocacional es un llamado de por vida a la soltería en abstinencia por el bien de la obra del reino con total atención. El matrimonio cristiano es un llamado de por vida al matrimonio entre una mujer cristiana y un hombre cristiano con una apertura a la importante obra del reino de criar a los hijos.

  8. No hay contexto para la actividad sexual o romántica entre personas del mismo sexo que Dios bendiga.

  9. La actividad sexual y romántica entre personas del mismo sexo son pecados en cualquier contexto (Romanos 1; Levítico 18:22; Levítico 20:13; 1 Corintios 6:9-10).

 

¿Por qué Equip está convencido de que esta es la sabiduría de Dios para la administración sexual?

Cada vez que la Biblia se refiere a la actividad sexual entre personas del mismo sexo (a menudo referida como los “clobber passages”), las llama pecado. Es cierto que cada uno de estos casos se encuentran en el contexto de violación, incesto, adulterio o sexo fuera del matrimonio. Sin embargo, así como respondió Equip en un seminario que defendía argumentos a favor de una ética sexual revisionista basados solo en los clobber passages, hay significativamente más evidencia de una ética sexual histórica que de una ética sexual revisionista.

Sin embargo, no necesitamos los clobber passages para conocer cuál es la sabiduría de Dios sobre la mayordomía sexual que todos deberían seguir, incluidas las personas homosexuales. Estamos convencidos que toda la Escritura revela constantemente el diseño de Dios para nuestras vidas: el orden de Dios para el mundo, incluso en medio del quebrantamiento. Cuando se trata sobre lo que hacemos con nuestra capacidad para el romance y el sexo, Dios parece tener bastante claro que hay dos opciones para los cristianos: la soltería vocacional o el matrimonio cristiano con alguien del sexo opuesto.

Jesús y Pablo tenían mucho que decir sobre ambas opciones. Elogiaron ambas y describieron que ambas tenían un diseño específico. En pasajes como Mateo 19 y 1 Corintios 7, hablaron de la soltería vocacional comprometida, donde uno abandona el romance, el matrimonio y el sexo para trabajar para el reino. En Mateo 19 y Efesios 5, Jesús y Pablo, respectivamente, hablaron del matrimonio cristiano como una sociedad de por vida entre un hombre y una mujer cristianos con el propósito de disfrutar de la intimidad el uno con el otro, criar hijos y encarnar el evangelio.

El cristiano no debe acercarse a Dios o a la Biblia con la pregunta: “¿Qué sí está permitido cuando se trata de mi sexualidad? ¿Con qué puedo salirme con la mía? En su lugar, deberíamos preguntar: “¿Qué es lo más sabio y lo más bueno? ¿Qué opciones dice Dios que es lo ideal cuando se trata de mi sexualidad?” Queda claro entonces: o la soltería vocacional o el matrimonio cristiano con alguien del sexo opuesto.

Este punto ha sido conocido y aceptado por la abrumadora mayoría de cristianos a lo largo de la historia, lo mismo hoy en día por la gran mayoría de cristianos globales y además es consenso entre los líderes denominacionales globales modernos, quienes trazan su autoridad guiando a la iglesia a las enseñanzas que el mismo Jesús transmitió a sus apóstoles, a quienes dio autoridad.

Sin embargo, incluso si no estuviéramos convencidos de manera lógica de una ética sexual histórica, no podríamos ignorar la evidencia que hemos visto en la vida de aquellos que adoptan una ética sexual revisionista, donde no se reflejan los propósitos de Dios. En particular, muchos de nuestros amigos cristianos homosexuales que adoptaron una ética sexual progresista finalmente dejaron de creer en Dios por completo.

Al principio, estos amigos realizaron impresionantes acrobacias teológicas para leer las Escrituras y decir que Dios bendice completamente los matrimonios entre personas del mismo sexo. Pero finalmente, la mayoría de estos amigos admitieron que la Biblia sí quiere decir lo que siempre hemos entendido que dice durante 2000 años (y lo que la mayoría de los teólogos progresistas LGBT+ creen hoy): el Dios de la Biblia está en contra de sexo homosexual. Estos amigos estaban convencidos de que Dios bendecía por completo los matrimonios entre personas del mismo sexo y concluyeron que la Biblia ni es vinculante ni autoritativa para la gente moderna. Sin embargo, una vez que llegaron a la conclusión de que la Biblia y la Iglesia no podían decirles quién es Dios, se dieron cuenta de que solo estaban adorando a un Dios que se les ocurrió. En los cinco años siguientes, muchos abandonaron la fe cristiana. Al principio, dudaban en llamarse cristianos y, finalmente, ya no se atreven a confesar el Credo de Nicea, la declaración universal de la fe cristiana.

Seamos claros: queremos que nuestros amigos homosexuales que tienen una ética sexual revisionista tengan relaciones sólidas con Dios. Nos duele ver este patrón constante. Pero el fruto de una ética sexual revisionista que vemos en la vida de nuestros amigos homosexuales, es que pierden la fe.

 

Pero también hay malos frutos en los que practican una ética sexual histórica.

Por otro lado, los amigos cristianos homosexuales que intentan administrar su sexualidad de acuerdo con una ética sexual histórica, se sienten solos y luchan contra el pecado. Esto ha afectado sus relaciones con Dios y la obra del reino que podían hacer. ¿Por qué? Porque la iglesia no les ha enseñado sobre la plena sabiduría de Dios para la administración sexual ni han incorporado esa sabiduría de una manera que se preocupe por las personas homosexuales. Esa es la doble carga de los cristianos que son homosexuales: las iglesias no saben amarlos bien, y las alternativas que les ofrece la cultura tampoco les sirven todavía.

Sin embargo, incluso si las iglesias están fallando en amar y cuidar a las personas homosexuales, eso no cambia el hecho de que aquello que siempre ha sido malo para el Pueblo de Dios (relaciones sexuales con el mismo sexo) ahora sea bueno; eso no cambia el hecho de que sea un pecado. Cambiar tu postura por la razón de que la iglesia no supo amar bien, no hará que esa postura se convierta automáticamente en algo edificante o que honra a Dios.

¿Por qué Dios hizo el mundo de esta manera? no lo sabemos. Al final del día, no es nuestro trabajo cuestionar a Dios o decirle cómo hacer Su trabajo. Debemos confiar en que Dios sabe lo que es mejor para nosotros y obedecer sus enseñanzas.

En definitiva, la solución al fruto malo de una ética sexual histórica no es abandonar esa sabiduría, porque hay frutos aún peores en una ética sexual revisionista. En cambio, las iglesias deben aprender cómo incorporar mejor una ética sexual histórica de una manera que produzca buenos frutos para las personas homosexuales.

 

Por eso existe Equip. Eso es lo que Equip ayuda a las iglesias a hacer.

Tenemos que comenzar a invitar a cada cristiano a pensar teológicamente sobre su mayordomía sexual y a tomar en serio lo que la Biblia tiene que decir sobre la soltería vocacional para las personas heterosexuales, los propósitos de Dios para el matrimonio y el divorcio y el nuevo matrimonio no bíblico.

Tenemos que asegurarnos de que todos en nuestras iglesias, en particular los niños, conozcan el amor y la sabiduría de Dios por las personas homosexuales, para que nunca tengan que dar sentido a su sexualidad solos en el armario.

Tenemos que convertirnos en iglesias donde cada cristiano que considere la soltería vocacional, pueda encontrar una familia permanente en la que viva en la soltería de por vida.

Con la ayuda de Equip, su iglesia puede convertirse en un lugar que ofrece a las personas homosexuales algo innegablemente mejor que las promesas vacías del mundo. Tu iglesia puede convertirse en un lugar donde los cristianos homosexuales encuentren más belleza y conexión siguiendo las enseñanzas de Dios, que buscando relaciones románticas con personas del mismo sexo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.

Contact Us

info@equipyourcommunity.org 
(615) 787-8205